viernes, 27 de noviembre de 2009

LAS AGUAS DE LA TIERRA SANTA







Estaremos en cuatro mares : Mar Meditarraneo (Mar Grande en la Biblia), Mar Rojo, Mar Muerto (Gran lago salado, el lugar mas bajo de la tierra), y el Mar de la Galilea (El lugar que Jesus cruzó en la barca con sus discípulos, y donde impartio enseñanzas e hizo milagros) y el Rio Jordan, en cuyas tranquilas aguas nos sumergiremos para celebrar nuestros votos bautismales. La Biblia habla de aguas de sanidad y aguas medicinales. En el Mar Muerto y en Tiberias disfrutaremos de aguas termales con propiedades terapeuticas.
En Ezequiel 47 se mencionan todas estas aguas, pero dice algo mas el manual de vida, que estas aguas seran para:
  1. Recibir sanidad, como la que se recibe en el Jordan, cuando entramos en sus tranquilas aguas por fe, creyendo que allí el Señor opera sanidad. (Vers. 8-9)
  2. Producir alimento y recreacion (como lo es el Mar Grande, el Mar de Galilea y el Mar Rojo), (Vers. 10)
  3. Para recibir tratamiento medicina con las sales minerales (Mar Muerto y sus aguas termales) Vers. 11-12
"Y salió el varón hacia el oriente, llevando un cordel en su mano, y midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos. Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos. Midió otros mil, y era un rio que yo no podia pasar, porque las aguas habian crecido de manera el rio no se podía pasar sino a nado. y me dijo: ¿has visto hijo de hombre? Despues me llevó, yme hizo volver por la robera del rio." (Ezequiel 47:3-6)
Otra leccion que recibimos de Ezequiel 47 es la manera como Dios nos va llevando en los pasos de fe (Vers. 3-6)
Entre en el agua hasta los tobillos (Vers. 3) esto equivale a inscribirse por fe en la Cadena de Oracion.
Entre un poco mas hasta las rodillas (Vers. 4a), cuando usted se inscribe y reserva su cupo.
Y hasta los lomos, (Vers. 4b) cuando usted comienza a hacer los pagos respectivos y llega hasta donde usted puede, porque a partir de allí será el Señor quien le tome y lleve hasta el otro lado de la orilla (Vers. 5-6) Por eso debemos dar los pasos de fe, ir poco a poco y las cosas se nos van dando.